Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

El acero es un material, que, hasta hace unos años casi estaba en desuso en las gamas medias y altas de las bicicletas. Pero hoy en día, gracias a los artesanos se está recuperando la esencia de la construcción de cuadros artesanales de acero.

Contenido

El valor de las bicicletas a medida

No podemos negar la atracción que los ciclistas sienten por las bicicletas a medida fabricados a mano, pero solo unos pocos consideran comprar uno. Para la mayoría, el precio es un impedimento importante. Aunque con la gran cantidad de fabricantes de bicicletas a medida que existen, podemos encontrar precios todo tipo; otro problema diferente es la disponibilidad limitada dada la gran exclusividad de un producto artesanal fabricado por encargo.

Pero la gran pregunta sería, ¿Por qué pagar más y esperar más por algo que está disponible en cualquier tienda de bicicletas de tu ciudad?

Sin embargo, la respuesta sería fácil. Es algo más que un cuadro que simplemente satisface un I+D y diseño en base al precio y los impulsos del consumidor. Un cuadro artesanal aporta como elementos diferenciadores un ajuste preciso a todas las medidas del ciclista, la combinación perfecta de especificaciones, comportamiento de la bicicleta y una pintura personalizada

¿Cómo podría alguien resistirse a un cuadro a medida diseñado para él?

En el mercado actual, un cuadro de bicicleta artesanal es algo atractivo y que genera mucha curiosidad. Algunos incluso lo ven como retroceder a una época anterior. Época en la que en la industria de la bicicleta todo se fabricaba en pequeños talleres con técnicas tradicionales de artesanía.

Este fue el entorno donde se fraguó nuestra comprensión del diseño y la geometría de una bicicleta a medida. Durante décadas, la evolución de las bicicletas fue estimulada por vanguardistas constructores de bicicletas que trabajaban sin descanso para satisfacer las necesidades de sus clientes.

La fabricación de bicicletas en cadenas de producción ha tenido un gran éxito al lograr llevar la bicicleta moderna a un público mucho más amplio. Y, en general, las empresas y marcas que están detrás de todo ese éxito. Con un gran esfuerzo han hecho un trabajo fantástico creando cuadros y bicicletas que satisfacen las necesidades de millones de personas.

Este hecho puede evidenciar a las bicicletas hechas a medida . Sin embargo, las bicicletas a medida aún perduran y ganan cada vez más fuerza con el paso de los años.

De hecho, existe una comunidad mundial de artesanos dedicados a la producción de cuadros de bicicleta a medida que aumenta con el paso de los días. Esto es un hecho que se puede contrastar. Su existencia no puede estar creada en base a la curiosidad de los aficionados, si no a la eficacia real de este tipo de productos.

La demanda de productos a medida debe entenderse más allá de la seducción. Aunque la artesanía siempre atraerá a algunos clientes, esta les necesita para prosperar. Entonces, ¿qué es lo que anima a un comprador a pagar por algo por lo que debe esperar meses para disponer de ello simplemente por ser personalizado?

Una cadena de producción no puede satisfacer todas las necesidades.

La cantidad de cuadros producidos en serie es realmente impresionante, tanto por tallas, formas y características. Todas las marcas traen al mercado catálogos cargados de bicicletas diferentes cada año. Los consumidores tienen muchas opciones para elegir, ayudados por el impulso del marketing de actualizar sus bicicletas regularmente. Lo diseños se refinan anualmente y muchos sufren rediseños completos cada 3-4 años, esto hace que sea un mercado muy dinámico.

Todo este esfuerzo hace muy poco para compensar una deficiencia importante: las bicicletas producidas en masa solo se ofrecen en un número relativamente pequeño de tallas. Si bien las variaciones en la geometría del cuadro de un modelo o marca a otra lo podría compensan en cierta medida.

Realizar cambios en la longitud y/o posición de la potencia para modificar el stack y el reach del cuadro para adaptarlo al ciclista es común. Al mismo tiempo, también puede ser necesario un cambio en la tija del sillín con más o menos desplazamiento.

¿Qué es el stack y el reach de una bicicleta? Visita este artículo El stack y el reach de una bicicleta

En el teoría, este tipo de ajuste permitirá a un ciclista adoptar su “posición ideal” en una gran variedad de bicicletas. La industria de la bicicleta ofrece una gran gama de potencias y tijas de sillín para que esto sea posible. Sin embargo, algunas modificaciones pueden tener efecto en el comportamiento de la bicicleta. Por ejemplo, una potencia corta hará que la dirección sea mucho más nerviosa, haciendo que pueda volverse inestable a altas velocidades.

Muchos ciclistas se adaptan a lo que los fabricantes ofrecen en sus catálogos. Las tallas de cuadros fabricados en masa a menudo funcionan bien, pero son los ciclistas los que tiene que adaptarse a la geometría, todo lo contrario de lo que debería ser. Por ejemplo, individuos con proporciones corporales inusuales, asimetría corporal pronunciada o una lesión que limita su rango de movimiento.

Pero no, una bicicleta a medida no solo es para personas con medidas corporales inusuales, asimetrías o lesiones. La bicicleta de acero a medida es para todos los ciclistas que desean lograr una posición cómoda y un rendimiento óptimo sobre la bicicleta.

Ajustar la bicicleta al ciclista, no el Ciclista a la bicicleta

Esta frase es una de mis máximas, por así decirlo, es la frase que más uso cuando hablo con un cliente. Nuestra comprensión de la importancia de las ganancias marginales para el ciclismo, especialmente los esfuerzos orientados al rendimiento, ha crecido mucho en los últimos años, y esta noción se aplica igualmente al ajuste de la bicicleta.

Unos pocos milímetros pueden tener un gran efecto en la comodidad de un ciclista, especialmente cuando hablamos de ciclistas que pasan muchas horas en la bicicleta diariamente o semanalmente.

Una bicicleta a medida se diseña teniendo en cuenta la biomecánica y el ajuste ideal del ciclista. Cuando la geometría del cuadro se puede ajustar al milímetro no es necesario andar con cambios de potencia para avanzar o retroceder centímetros para adaptar al ciclista.

Además, un cuadro de acero a medida está diseñado en base una longitud de potencia, rake de la horquilla, altura de sillín. Y todo esto en consonancia con la longitud de las vainas y la distancia entre ejes ajustada para una distribución perfecta del peso.

¿Qué es el rake de una horquilla? Visita El Rake de la horquilla, todo lo que necesitas saber

En términos absolutos, cada ajuste refinado en la geometría del cuadro solo puede tener un efecto sutil por sí solo. Pero su suma es igual o mayor que la suma de todos los valores medidos para producir una bicicleta que cumpla con todos los requisitos convencionales.

Esto no significa que un cuadro producido en masa no pueda ofrecer lo mismo, porque pueden. Pero no es algo que esté garantizado para todos los consumidores. Es solo una esperanza, por eso una prueba o los Demo Test Day´s son tan importantes para el público generalista.

Es mucho más que un simple ajuste

Una bicicleta a medida aporta una gran oportunidad de personalización en una gran variedad de formas. En un nivel, existe el ajuste, como comenté anteriormente. En otro, está el acabado final, que incluye el diseño de color y pintura. Otra es la elección de los materiales de construcción, la elección de los frenos, el tipo de transmisión, o el de espacio libre de los neumáticos.

Otras opciones pueden ser muy dispares, como por ejemplo la preferencia por un tubo superior horizontal o inclinado. La elección del tipo de caja de pedalier (BSA, PressFit, BB30, T47…), el número de portabidones o los anclajes de portabultos o guardabarros. Por poner algunos ejemplos ya porque las opciones son muchas.

No hay otra oportunidad en la que un ciclista/cliente tenga la oportunidad de trabajar de una forma tan estrecha con un fabricante de cuadros de bicicleta a medida para decidir las especificaciones de su bicicleta. Es un proceso enormemente satisfactorio y fortalecedor, y probablemente explica el muy alto nivel de satisfacción del cliente.

Es importante destacar que esa satisfacción no solo se aplica a corto plazo; por lo general, se desarrolla durante la vida útil de la bicicleta en forma de satisfacción continua. Esto está en un marcado contraste con las bicicletas de catálogo, las marcas fomentan la insatisfacción en sus clientes al presentar y comercializar constantemente cuadros y bicicletas nuevas y mejoradas.

Cuando se ve como un conjunto, la industria de la construcción de cuadros de bicicleta a medida puede adaptarse a casi cualquier petición, incluidos los conceptos únicos que pueden romper el molde para una bicicleta moderna. Sin embargo, a nivel individual, cada constructor de cuadros tiene un conjunto de fortalezas que hará que sus bicicletas tengan ese referente diferenciador.

Por ejemplo, no tiene sentido tratar de convencer a un constructor de cuadros de acero en soldar un cuadro de titanio, o viceversa. Asimismo para la elección específica de formas de tubo o diámetros. Ambos son similares a tomar el pincel de un artista y obligarlos a adoptar un nuevo estilo para su trabajo.

Es el estilo y el sabor del trabajo lo que realmente distingue a un fabricante de cuadros de otro. Encontrar un artesano de cuadros de bicicleta a medida adecuado es realmente una cuestión de compatibilidad con las necesidades del cliente. Algunos podrían argumentar que la excelencia técnica también es importante, esta es una parte intrínseca de la profesión (o al menos debería serlo). Sin embargo, la reputación es importante para el perfil de cualquier fabricante de bicicletas artesanales, pero ten en cuenta que es probable que sus precios y/o plazos de entrega crezcan con él.

La magia de la exclusividad

Como producto para un público muy concreto, una bicicleta a medida siempre transmite una gran cantidad de exclusividad. Después de todo, la mayoría de personas que vean la bicicleta no reconocerá la marca y los propietarios nunca encontrarán otra igual cuando estén en la carretera o sendero.

Por supuesto, siempre existe el riesgo de que estas personas puedan descartar la bicicleta a medida por desconocimiento. Pero para aquellos ciclistas que disfrutan de nadar contra corriente, nada puede rivalizar con la singularidad de un cuadro a medida.

Optar por un acabado único solo aumentará este sentido. En el ámbito de los cuadros hechos a medida, esto a menudo implica una pintura llamativa y un diseño deslumbrante, los cuales se han convertido en sellos distintivos para la industria. Los clientes pueden recurrir a todo tipo de inspiración para el acabado final, y los resultados son a menudo tan distintos como personales.

Además de la pintura, un constructor de cuadros a menudo agrega detalles distintivos y adornos al marco como parte del proceso de construcción. A este respecto, los racores tradicionales son altamente efectivos, ya que pueden moldearse de varias maneras e incluso pulirse hasta un acabado espejo (si están hechos de acero inoxidable).

La soldadura TIG, la soldadura de filet, la construcción bilaminada y la hibridación de materiales (por ejemplo, titanio / carbono) también funcionan de la misma manera. Esto aumenta la exclusividad del producto, porque rara vez se encuentran en el mercado generalista. Y en cada caso, sirven como puntos de contacto distintivos que resaltan la habilidad del artesano que crea bicicletas a medida exclusivas.

Las diferencias son aún más profundas ya que en el corazón de una bicicleta a medida, hay una calidad de conducción única que lo diferenciará de las ofertas de las grandes marcas generalistas. Los constructores de cuadros a medida personalizados, trabajan con materiales que han sido evitados por la producción masiva (acero, titanio y acero inoxidable).

Sin embargo, todos los fabricantes de bicicletas a mano irán más allá, uniendo, formando y ajustando su material de construcción preferido para adaptarse al cliente.

En términos estrictos, las diferencias pueden ser solo una cuestión de matices. Pero el resultado neto es un cuadro que no solo es único en apariencia, sino también en cómo se siente para el ciclista.

Es momento de considerar todas las opciones

Cada bicicleta personalizada requiere tiempo para ser construida, y si el constructor de cuadros está ocupado, el cliente debe esperar. A primera vista, esto puede parecer una maldición, pero se debe ver como una oportunidad que permite al cliente contemplar todas las posibilidades para el cuadro y la construcción.

Hay muchas decisiones que tomar, y el proceso no es diferente a la remodelación o construcción de una casa. El constructor de cuadros estará disponible para discutir las opciones y, a menudo, desafiara al cliente a tener una idea más clara de lo que necesita. Esto incluye los accesorios que eventualmente se instalarán en la bicicleta, ya que pueden tener un impacto en las especificaciones del cuadro.

Este proceso puede ser un ejercicio intelectual desafiante, porque no existe un modelo físico, y no hay posibilidad de una prueba de manejabilidad, para ayudar a visualizar y evaluar cada opción.

La experiencia previa puede ser importante para este proceso. De hecho, los artesanos de cuadros normalmente preguntarán a sus clientes sobre las bicicletas y los componentes que han disfrutado en el pasado, así como sobre aquellos que los han decepcionado. Después de eso, todo se convierte en una investigación y contemplación a medida que el cliente profundiza en cada faceta del proyecto para llegar a una decisión considerada.

Por más lento que sea este proceso, el esfuerzo no se desperdiciara. Le brinda al cliente la oportunidad de participar en la creación de su nueva bicicleta de una manera que no es posible con un producto de catálogo.

Hable con cualquier persona que posea un cuadro/bicicleta a medida y verá una historia detrás de cada decisión, sentirá cómo se crea una conexión más profunda con el producto final.

Mano de obra altamente cualificada

Los cuadros a medida son caros y con buenas razones. La producción de un producto a medida es muy difícil de racionalizar y, como resultado, simplemente requiere más tiempo para construir el cuadro. Muchos de los preciados procesos de construcción, como dar forma a los racores o limpiar y pulir los filetes, también requieren mucho tiempo, lo que solo aumenta el costo de la mano de obra.

Gran parte de ella también es mano de obra altamente cualificada, con énfasis en los estándares de construcción más estrictos. La atención adicional a los detalles hace que el cuadro esté más alineado y con ajustes más precisos. Esto hace que tenga muchas menos probabilidades de fallar o interferir con el rendimiento de la bicicleta.

En este contexto, es mucho más fácil justificar el uso de materiales de alta calidad (y más caros), sin embargo, a menudo es más difícil trabajar con esos materiales (acero inoxidable, titanio, carbono), lo que aumenta aún más el costo final del marco.

La suma de detalles complejos y toques exclusivos agrega otra capa de gastos, al igual que los esquemas de pintura detallados y/o las superficies pulidas. Para aquellos que aprecian la artesanía involucrada, estos toques se convierten en una inversión porque elevan la calidad del cuadro.

Dicho todo esto, es importante señalar que las bicicletas personalizadas no siempre tienen que ser escandalosamente caras. Muchas opciones a medida pueden ser bastante razonables, especialmente si estás dispuesto a renunciar a las filigrana y los adornos adicionales.

Una bicicleta para toda la vida

Tras todo lo anterior, debe quedar claro que la compra de un cuadro a medida no es una compra precipitada. Tampoco es un producto desechable, destinado a ser redundante después de unos pocos años de uso. La moda no puede competir con un producto artesanal y personalizado, por lo que un cambio en las tendencias del mercado masivo no tiene ningún efecto sobre la conexión y la devoción a una bicicleta a medida personalizada. Como resultado, a menudo es una bicicleta para toda la vida.

Cuando se ve desde esta perspectiva, el gasto adicional de un cuadro de bicicleta de acero personalizado se vuelve mucho más fácil de justificar. El esfuerzo adicional también comienza a parecer una inversión digna, al igual que la elección de materiales de alta calidad.

Sin embargo, una bicicleta a medida rara vez es una decisión racional; más bien, normalmente nace de una profunda apreciación por lo que el oficio de construcción de cuadros de acero tiene para ofrecer.

Puede parecer una comparación frívola, pero un cuadro de acero a medida puede compararse con una obra de arte. Llena el mismo espacio que la escultura moderna y es tan personal como un retrato.

El trabajo del difunto Dario Pegoretti a menudo se consideraba de esta manera, y no hay razón para que no se aplique a sus compañeros. Que cada escultura o retrato se use en la carretera (o en otro lugar) puede ofender al conocedor, pero añade una dimensión funcional y posiblemente trascendente a la obra: una obra de arte que se niega a estar atada a una pared.

Demasiado para el cliente habitual

Sin embargo, para la mayoría de los ciclistas, simplemente no hay necesidad de poseer una obra de arte y la exclusividad de un cuadro a medida personalizado. Después de todo, una bicicleta es una herramienta para hacer deporte o un medio de transporte que se define por su funcionalidad.

El tiempo extra y el esfuerzo que se dedica a un cuadro a medida es, en el mejor de los casos, inútil a los ojos de muchos, y en el peor de los casos, una vanidad, porque hace poco (si es que algo) para mejorar su funcionalidad.

En este sentido, la fabricación en masa ha sido un triunfo, creando productos altamente funcionales a un precio asequible. La industria también ha evolucionado para satisfacer un espectro de demandas, atrayendo al consumidor y demostrando que no hay necesidad de gastar más en un cuadro personalizado. Y en términos estrictos, realmente no lo hay, porque la calidad de los cuadros y las bicicletas producidos en masa es generalmente muy alta.

El costo no es el único exceso que afecta a un cuadro personalizado. Todas las opciones personalizadas será innecesarias y no entendibles para el novato, abrumador para los no iniciados y completamente innecesario para el pragmático. También pueden agregar cierta ambigüedad al precio final, lo que desconcertará a los compradores con un presupuesto ajustado.

Si eso no es suficiente, entonces tendrás que esperar en una cola de pedidos. No es inusual que el tiempo de entrega de un constructor de cuadros se mida en meses. Durante los cuales puede haber muy poca comunicación con el artesano.

Por un lado, esto puede aumentar la anticipación, pero por el otro, puede causar una gran frustración ya que la fecha de entrega prevista se retrasa debido a problemas en la cadena de suministro y/o circunstancias imprevistas en la vida del fabricante de cuadros. Aunque esta causa también sucede con en la producción en masa, retrasos de varios meses en las entregas no es inusual en cualquier marca todos los años.

Otro obstáculo más es el de acceso. Los fabricantes de cuadros a medida no están en todos los pueblos o ciudades, por lo que puede ser difícil conocer a uno y ver su trabajo (por eso vale la pena asistir a espectáculos como NAHBS , Handmade Bicycle Show AustraliaBespoked UK y Philly Bike Expo ). Más allá de eso, se convierte en un ejercicio de etéreo.

El constructor de cuadros no puede proporcionar el producto para su decisión final, y mucho menos una prueba, hasta que se haya comprado y pagado. Claramente, se requiere un salto de fe para hacer un pedido. Para aquellos no convencidos por los méritos del proceso a medida, esto será un factor decisivo.

Los fabricantes de bicicletas en masa, por el contrario, no tienen comparación en lo que respecta a la facilidad y conveniencia con la que pueden entregar sus productos al consumidor. Para la mayoría de los compradores, eso generalmente significa un viaje corto a su tienda local de bicicletas, donde elegir una bicicleta nueva es una experiencia corporal satisfactoria.

Se puede ver una gran variedad de marcas y modelos, incluso probarlos.

Confianza en el mercado masivo

Para muchos, existe una enorme comodidad y seguridad al tratar con un fabricante importante, especialmente cuando el precio de una bicicleta nueva se supone un gasto de miles de euros. Los fabricantes de cuadros a medida simplemente carecen del mismo tipo de perfil, presencia y atractivo que las principales marcas, y no pueden competir con las campañas de marketing generalizadas y los patrocinios de alto nivel que funcionan tan bien para generar confianza en el consumidor.

Las recomendaciones personales a menudo son clave cuando se trata de tomar una decisión de compra, y en este sentido, la mayoría de los compradores no tendrán que buscar mucho para encontrar un amigo o familiar que haya tenido experiencia con una marca importante. El dominio general de estas marcas en la calle solo refuerza esta noción para otro aumento en la confianza del consumidor.

Luego está la cuestión de la innovación. El mercado masivo ha invertido mucho en investigación y desarrollo con demostraciones públicas de sus logros en forma de nuevos productos, nuevos catálogos cada año y revisiones periódicas para sus plataformas más populares.

Si bien gran parte de la fanfarria puede ser simplemente una cuestión de marketing, eclipsa constantemente los esfuerzos de los constructores de cuadros a medida, creando la impresión de que los principales fabricantes son responsables de todos los avances en la tecnología de bicicletas.

Esto es ciertamente cierto en el ámbito de la aerodinámica. Este era un espacio originalmente poblado por productos exclusivos a medida, pero la tasa de desarrollo se aceleró una vez que los fabricantes masivos comenzaron a dedicar sus recursos a este desafío.

Los resultados también han sido espectaculares, y ahora los consumidores pueden deleitarse con todo tipo de ganancias marginales. Un cuadro hecho a medida puede ofrecer un ajuste perfecto, pero apenas llegará a mejorar el rendimiento de un ciclista en comparación con un cuadro aerodinámico.

Eso no significa que los artesanos de cuadros a medida no sean innovadores, porque lo son, sin embargo, sus logros a menudo no se reconocen. Simplemente no tienen los recursos y la penetración en el mercado para exhibir sus innovaciones como las grandes marcas. Sea como fuere, todavía tienen una influencia en la industria. A lo largo de los años, ha habido muchos casos en los que los principales fabricantes se han inspirado en los fabricantes de cuadros a medida (y viceversa).

Los fabricantes de bicicletas a medida se encuentran en la misma situación cuando se trata de seguridad y pruebas de productos . Esto es algo que todos los constructores de cuadros, grandes y pequeños, toman muy en serio.

Sin embargo, las principales marcas están en una mejor posición para demostrar el alcance de sus esfuerzos. El resultado final puede ser solo una cuestión de percepción, pero las principales marcas tienen un historial más sólido, al menos a los ojos del consumidor general.

Conclusión

A primera vista, parece que existe una gran diferencia entre un cuadro fabricado a medida que de uno producido en masa, pero fundamentalmente, es simplemente una cuestión de escala. Las grandes marcas trabajan arduamente para satisfacer las necesidades del público en general. Mientras que los fabricantes de cuadros de acero a medida eligen concentrar todos sus conocimientos, energía y virtuosidad en el individuo. Los materiales y los métodos pueden variar, pero el resultado sigue siendo el mismo: un cuadro que se ha creado para satisfacer un conjunto de necesidades específicas.

Para aquellos ciclistas que caen dentro de la norma, el mercado generalista tiene mucho que ofrecer. Esto también es cierto para los recién llegados y los ciclistas novatos donde el precio puede ser una barrera para la entrada en el ciclismo. En los últimos años, se ha desarrollado un catalogo de alta gama para satisfacer las necesidades de los ciclistas más experimentados (y los consumidores). Para la mayoría, realmente no hay necesidad de buscar en otro lado.

La industria de la construcción de bicicletas a medida existe para satisfacer las necesidades de los consumidores atípicos y exigentes, y para aquellos que ya entienden esto. Se necesitarán pocas palabras para convencerlos del valor de un cuadro hecho a medida. No pueden resistir el arte o la posibilidad de colaborar con un artesano de bicicletas para crear el cuadro perfecto.

Eso solo deja a los que se encuentran en el medio, el ciclista en evolución que podría estar experimentando una creciente frustración e insatisfacción con lo que las principales marcas tienen para ofrecer. Cada ciclista evoluciona con el tiempo, y puede afectar su posición en la bicicleta tanto como su estilo de conducción, motivación y ambiciones. Una bicicleta de acero a medida personalizada debería ser siempre la mejor opción para alguien en esta situación. Aunque la preocupación sobre el precio de venta no deberían afectar para evitar que alguien considere la posibilidad. Existen muchos constructores alrededor del mundo con precios muy dispares.

Carlos - Oxia Cycles
Carlos - Oxia Cycles

Pongo toda mi pasión y conocimiento en un solo objetivo: hacerte feliz cada vez que montas en bicicleta.

Deja un comentario