Como tú quieras, ¿Necesitas que sea más fácil?

Te ofrezco tres opciones según mi preferencia, pero siempre pensando en tu beneficio, para poder realizar los últimos reajustes al máximo detalle.

  1. Vienes tu a mi taller a recogerla. Salimos a montar juntos, comentamos sensaciones, realizamos los reajustes necesarios, comentamos detalles y puntos de encuentro. Nos tomamos una cerveza, charlamos y a disfrutar.
  2. Yo te la llevo. Saldremos también a montar juntos, pero perdemos la posibilidad de realizar los reajustes necesarios en el taller y seguir probando. Pero la cerveza no la olvidamos, y lo de disfrutar tampoco.
  3. La empaqueto y te la envío. Tan solo tendrás que sacarla de la caja, instalar pedales y algún que otro detalle. Y ya estará lista para rodar y disfrutar.

¿Qué más necesitas?