El acero de alta gama para la construcción de bicicletas ha evolucionado mucho en las últimas décadas. 

Un cuadro de acero se fabrica acorde a tu flexibilidad, a tus medidas corporales y a tus habilidades.

Gracias a las nuevas tecnologías se logran grosores de tubo extremadamente finos

El acero no acumula fatiga por uso y tiene una alta resistencia a los impactos. Aporta fiabilidad al uso y al paso del tiempo.

Absorbe mejor las vibraciones transmitidas por el terreno lo que lo hace más confortable

Con una bicicleta de acero a medida consigues una simbiosis total, trascendiendo y convirtiéndose en algo más que una bicicleta