Difícil respuesta, porque como siempre, existe un “depende”.

Los fabricantes están imponiendo el freno de disco en todos sus catálogos, apenas podemos encontrar bicicletas de carretera con frenos a la llanta, es mas, cada día es mas difícil encontrar llantas para este tipo de frenos.

Todo será a tu elección, te voy a detallar algunos de los Pros y Contras de cada tipo.

Freno de Llanta

  • Pros
    • Menos peso que un freno de disco.
    • Menos mantenimiento y complejidades.
    • Ajuste más sencillo.
    • Más económico.
  • Contras
    • En descensos largos la llanta se puede llegar a calentar produciendo que la cámara explote.
    • En descensos largos, con el aumento de temperatura disminuye el poder de frenado.
    • Con lluvia, la capacidad de frenado se reduce drásticamente.
    • Menor progresividad de tacto para controlar la frenada.
    • En llantas de carbono, la frenada es menos potente que en aluminio.

Freno de disco

  • Pros
    • Mayor potencia de frenada.
    • Mejor regulación de la progresividad al frenar, por lo que tendrás un tacto más directo.
    • Sobre mojado, el rendimiento no se verá afectado en absoluto.
    • Mejor refrigeración gracias a los discos especiales con disipadores de calor, y compuestos por varias capas de aluminio, junto a las pastillas que también pueden incluir disipadores. Por lo tanto, para perder capacidad de frenada se necesita un abuso extremo del freno.
    • Actualmente existen infinidad de gamas de frenos de discos para bicicletas de carretera, incluso gama de ruedas de todos los precios.
    • No difiere en la potencia de frenado el tipo de llanta.
  • Contras
    • Aumento de precio del costo de la bicicleta.
    • Son más delicados en el ajuste, un poco de desviación del disco nos irá produciendo sonidos molestos que pueden llegar a ser un incordio en nuestra ruta.
    • Mantenimiento más complicado.
    • Ajuste mas complejo.

Si tienes más dudas, no te lo pienses, escríbeme y hablamos sobre ello tranquilamente.