Cada material tiene unas características y bondades que le confieren mejores beneficios sobre otros. Por eso siempre voy a decir lo mismo, no existe un material mejor que otro.

Montar una horquilla de carbono en un cuadro de acero a medida aporta un plus de comodidad al aporta una mejor absorción de las irregularidades del terreno, pero es más incómoda que una de acero al proporcionar una respuesta más rígida al comportamiento de la bicicleta.

La horquilla de acero hará que la bicicleta sea más cómoda en la manejabilidad, con más opciones de añadir periféricos (portabidones extras, por ejemplo), pero las irregularidades del terreno no las absorberá tan bien.

¿Te acabo de liar verdad? Olvida todo, cuando hablemos y veamos el tipo de bicicleta que necesitas la elección de la horquilla llegará por si sola.