Descripción del proyecto

Oxia Neblu – El carisma

Un día, recibí una llamada de teléfono, era un señor que me preguntaba si era el chico que estaba fabricando bicicletas de carretera de acero. A lo que mi respuesta fue afirmativa.

El señor transmitía serenidad, seriedad, educación, afán por el saber y un nivel cultural por encima de lo normal. No dudó ni un minuto en decirme lo que quería y con unas palabras que nunca voy a olvidar “Quiero una bicicleta de acero”. En ese momento empezó la conversación para profundizar. Su bicicleta actual era una Scott Addict, habiendo pasado por una Felt F2 y antes de estas, una Vitus 787 de acero que aún conservaba con mucho cariño, una clásica por excelencia. Sus palabras me hicieron entender que añoraba los paseos en la Vitus y la sensación del acero, pero la edad y la geometría no ayudaban a poder seguir con ella. No lo dijo directamente, pero dio a entender que nunca había ido cómodo en sus bicicletas de carbono.

Cuando estaba terminando la conversación y emplazando un momento para volver a hablar me volvió a repetir: “Recuerda, quiero que fabriques una bicicleta de acero, con mis medidas, hecha a mano y de carretera”. Mi respuesta fue clara y concisa, “Tendrá la una bicicleta única de la cual nunca se va a querer desprender”. Se despidió diciéndome su nombre, “Mi nombre es Gaspar, buenas tardes”. Una despedida cordial por las dos partes y cada uno siguió su camino ese día.

Sinceramente, cuando terminó la llamada no me lo creía, pero así fue. Había que ponerse manos a la obra.

vitus 787

Vitus 787

¿Por qué quería una bicicleta de carretera de acero?

Lo tenía claro desde el momento que cambió la Vitus por el carbono. Nunca fue cómodo en ninguna bicicleta salvo en su Vitus, una bicicleta que añoraba pero que no podía usar por lo comentado anteriormente.

Claramente su opción era una bicicleta hecha a medida, para así poder adaptar su biomecánica y características físicas a la geometría de esta.

¿Fue necesario un estudio biomecánico?

Ya venía con el trabajo hecho. Unos meses atrás intentó readaptarse a la Scott Addict y para ello le recomendaron el estudio, pero no consiguió lo esperado con esos cambios. Ese estudio biomecánico se utilizó para realizar la geometría y diseño de la bicicleta a medida.

¿Qué debía de tener de especial la geometría del cuadro?

El diseño implicaba puntos muy importantes, como todos los diseños, pero este añadía la particularidad de la edad de Gaspar. Hacia falta un cuadro muy ergonómico con una posición relajada y natural. Al mismo tiempo debía ser estable y con una manejabilidad acorde al tipo de rutas que suele hacer, desde una ruta de kilómetros llanos tranquilamente, hasta una mañana por la Sierra de Madrid ¡sudando los puertos!

La geometría la trabajé sobre el tubo de dirección, el BBDrop y la longitud de vainas. Pero tenía que existir una compenetración de esas medidas con el cockpit. Para que engañarnos, tuve muchos quebraderos de cabeza, muchos modelos, donde aplicaba medidas e imaginaba la bicicleta comportándose en cada situación. Por fin logré obtener el diseño definitivo, pero ¿acerté?

Geometría bicicleta de carretera de acero

 Geometría bicicleta de carretera de acero

Particularidades de la construcción del cuadro de acero

Solo existió una particularidad diferenciadora, no hubo necesidad de instalar guías de cables de cambio. El cuadro únicamente tiene dos apoyos para la funda del freno trasero. También contaba con algo que hoy en día resulta poco común, freno a la llanta.

¿Cómo fue el proceso de construcción?

Fue muy motivador, tenía claro que Gaspar volviera a disfrutar de la bicicleta como lo hacia con su antigua Vitus.

Se realizó una selección de tubos Columbus Zona y Life, donde cada uno jugaba un importante papel en el comportamiento de la bicicleta. El tubo de dirección Paragon para aportar la rigidez del mecanizado en una medida tan larga.

El diseño de pintura de la bicicleta

Esto fue rotundo “dejo el diseño en tus manos, sorpréndeme”. Las conversaciones fueron tantas que al final se creo una amistad, no pudimos montar juntos, pero no fue necesario para crear un gran vínculo que perdurará toda la vida. Ya nos conocíamos lo suficiente.

Tuve claro que tenía que plasmar dos bicicletas en una. Debería ser una bicicleta señorial, elegante y armoniosa, y al mismo tiempo una bicicleta juvenil, viva y rompedora.

Ahora parece fácil, pero lo podría comparar al proceso de diseño de la geometría. Tras muchos giros y muchos momentos de imaginación, “¡voilà! lo tengo”.

“EL MONTAJE”

La transmisión a montar fue una SRAM Force AXS de 12v con frenos caliper. Componentes Easton EC70 y ruedas DT Swiss PR1400 Dicut Oxic 32 mm con cubiertas Continental UltraSport de 25mm. Sillín Pro Turnix, pedales Look Keo Carbon y cinta de manillar Prologo.